Hoy os traigo una nueva publicación dando mi opinión sobre un tema polémico: la duración de los videojuegos. Es bastante interesante y me apetece mucho hablar sobre ello, así que ¡a ver qué sale!

Antes de empezar, no obstante, quiero dejar claro que me voy a limitar a hablar de los juegos “narrativos”. Es decir, los que pretenden contarte una historia y suelen asociarse a un jugador. No voy a tener en cuenta los videojuegos que actúan como servicio, porque ese es un tema totalmente diferente (o sea que no estaré hablando de títulos como FIFA, Call Of Duty, Need For Speed, Street Fighter, etc.). También quiero señalar que con esto no quiero decir que esté en contra de los juegos largos. Para nada. De hecho, creo que un juego largo, si está bien llevado, es una muy buena opción. Lo que no me gusta y voy a criticar en esta publicación es el alargamiento artificial e innecesario de estos.

Un videojuego no es un microondas, no puedes valorarlo en función del tiempo que dura.

Esto es así porque cada juego es diferente. Cada género, cada franquicia e incluso cada título pueden necesitar más o menos horas para entregarnos todo lo que ofrecen. Muchas veces, tanto desarrolladores como jugadores piensan que para que un juego sea “un buen juego” es necesario que dure varias decenas de horas. Y es entonces cuando, para conseguir este propósito, añaden misiones secundarias, diferentes modos de juego, grandes cantidades de coleccionables, etc. ¿Es esto necesario? ¡Nada más lejos de la verdad!

H2x1_NSwitchDS_TheSexyBrutale.jpg
The Sexy Brutale, un fantástico videojuego indie de una duración más reducida.

Para empezar, el relleno innecesario de un juego seguramente suponga un aumento de precio. Porque vale, sí, es cierto que un videojuego es caro y mucha gente no está dispuesta a gastarse 60 o 70 eurazos en una aventura que puede completarse en una tarde. Pero, ¿sabéis qué? Desarrollar todos estos recursos para alargar artificialmente la vida de un título es muy caro. Ahorrárselos supondría poder bajar el precio final del producto sin necesidad de perder beneficios. Buenos ejemplos de esto serían The Sexy Butale, Stick it to the Man o el ya mencionado en otro post Little Nightmares, que ofrecen una aventura excelente de entre 6 y 9 horas a un precio que no supera los 20€.

Además, muchas veces, estos recursos solo consiguen sacarnos de la ambientación para recordarnos que estamos jugando a un videojuego. Me explico: imaginad a un héroe con la misión de salvar el mundo de una gran amenaza que está a punto de llegar. ¿Creéis lógico que este personaje se aleje de su misión para ayudar a un aldeano a buscar sus llaves o a recoger lechugas? La respuesta es obvia. Está bien añadir alguna misión secundaria de tanto en tanto, pero excederse puede llegar a ser cansino además de disonante.

Otro problema relacionado es que alargar demasiado un juego puede hacer que perdamos el hilo de la historia. Son muchos los títulos que solo avanzan su narrativa a través de las misiones principales. Por tanto, un sobrecargo de misiones secundarias puede distraernos de la trama original hasta el punto de que olvidemos algunos personajes o hechos. Con esto, solo se consigue que perdamos el interés por el juego y que lo acabemos abandonando.

H2x1_NSwitchDS_StickItToTheMan_image1600w.jpg
Stick it to the man! es bueno, bonito y barato.

Pero lo peor de que los juegos se alarguen tanto es que, al menos en mi caso, siento que tanto el juego como yo estamos haciendo el tonto. Por la parte del videojuego, porque este relleno artificial puede suponer el desperdicio de un gran potencial o una pérdida de su esencia. Y en mi propio caso, porque me da la sensación de que estoy perdiendo un tiempo que podría dedicar a otras cosas. No sé vosotros, pero yo no voy sobrado de tiempo y no me hace gracia malgastarlo.

Y ahora viene la pregunta estrella: ¿quién tiene la culpa de esto?

Yo diría que la culpa la tenemos todos. Esta concepción de los videojuegos viene dada por la filosofía del euro/hora (dividir el precio del producto por el tiempo de vida útil que tiene y buscar un valor que marque el límite entre rentable y no rentable). Por tanto, pensar que hay que darle una rentabilidad a un videojuego en función del tiempo que dura es menospreciar al medio y no tratarlo seriamente. Lo que todos deberíamos hacer es intentar cambiar nuestra manera de ver las cosas y percibir cada título como una nueva experiencia. No valorarlo por el tiempo que nos tiene frente la pantalla sino por lo que nos transmite durante ese tiempo. Por ello, este texto no es ninguna crítica a los jugadores ni a las empresas, sino un mensaje de ánimo a todos nosotros para cambiar nuestra manera de ver los videojuegos. Si los percibimos como electrodomésticos que valoramos por el número de horas que duran, eso es lo que recibiremos por parte de los desarrolladores. Si, por el contrario, buscamos que los videojuegos sean buenas obras narrativas y sobre todo apoyamos a las que actualmente existen, poco a poco cambiaremos el rumbo de la industria a mejor.

Little-Nightmares.jpg
Como ya comenté en una publicación anterior, la grandeza de Little Nightmares no viene condicionada por su duración.

Creo que es interesante hacer la reflexión de buscar algunos títulos en vuestra estantería e ir repasando todo lo que contienen. ¿De verdad habéis jugado a todos esos modos de juego?, ¿habéis recogido todos los coleccionables?, ¿habéis exprimido al máximo todo lo que ofrece o creéis que algunos elementos son prescindibles?

Los videojuegos deben durar lo que necesiten, no lo que la gente crea necesario para sentir que no están desperdiciando su dinero.

¿Jugar a tu videojuego preferido te hace feliz?

Entonces, ¿qué más da lo que dure?

Anuncios

2 comentarios sobre “REFLEXIÓN SOBRE LA DURACIÓN DE LOS VIDEOJUEGOS

  1. El problema de los juegos cortos, es el precio. Si un juego corto, sin motivo de ser rejugado sin modos de juego etc, te lo venden a 70 euros, es algo de mal gusto, el usuario mira mucho la duracion y el contenido, antes de gastarse tal pastizal, si es un juego inmersivo, tiene una gran historia, es rejugable, con coleccionables y secundarias, y duradero, gastarse los 70 euros o 60, siempre sera más satisfactorio y te permitirá exprimirlo al máximo y amortizar su compra, buena reflexión, un saludo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Desde luego. Por eso creo que la esperanza está en la escena indie (donde juegos más humildes salen a precios mucho más asequibles).
      Estoy de acuerdo con que es un atraco cobrar esas cantidades por videojuegos tan cortos pero, como ya digo en el texto, eso depende de nosotros. Si no compramos juegos cortos a esos precios, las desarrolladoras acabarán buscando maneras de abaratar el precio final del producto.

      ¡Muchas gracias por leerme y por tu opinión! 😀

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s