¡Hola de nuevo!

Los exámenes pasaron, el verano ya casi ha terminado y la rutina llama a la puerta. Es por eso que después de una temporada sin escribir, vuelvo con muchas ganas y algunas ideas interesantes para desarrollar en este mi querido blog. Para arrancar motores en lo que espero que sea una temporada más constante que la pasada, os traigo un ensayo sobre Boku No Hero Academia (BNHA). Este es uno de los animes que más lo está petando ahora mismo y, en mi humilde opinión, una de las mejores series que han salido durante los últimos años.

Boku No Hero Academia nos introduce un universo en el que los superpoderes (llamados aquí quirks o particularidades) son algo normal en la población y donde la profesión de héroe es respetada y puede estudiarse en academias. Conoceremos la historia de Izuku Midoriya (apodado Deku), el protagonista, y de cómo llega a ser el mejor héroe del mundo. Nos encontramos ante una serie de mucha calidad en todos los sentidos, pero si he decidido tratar este tema entre todos los posibles es porque creo que lo hace especialmente bien. Lo que pretendo con este texto es analizar qué elementos hacen de las batallas de BNHA algo tan disfrutable.

809362.png
La clase 1-A de la academia U.A.

Sin nada más que añadir, empecemos:

Las batallas en Boku no Hero Academia no son especialmente largas. De hecho, la mayoría se desarrollan completamente en un solo episodio. Tampoco son muy elaboradas en lo que a coreografía de golpes se refiere. Me explico: hay puñetazos y patadas, sí, pero no es una acción frenética lo que vemos. No es un baile de hostias. La serie presenta un ritmo más pausado, más estratégico. Los personajes no se lanzan a los golpes desde el minuto cero, sino que meditan cómo actuar antes de hacerlo. Claro que hay personajes más impulsivos que otros, pero la norma que rige la serie es la de observar antes de moverse.

Esto es así porque, cuando empieza la acción, los personajes no conocen los quirks de sus enemigos. Esta situación les obliga a actuar con cautela ya que no saben cómo este puede reaccionar a sus ataques. Además, revelar su particularidad sin saber cómo utilizarla contra la de su contrincante puede suponer la derrota. El adversario, no obstante, suele encontrarse en la misma situación, de modo que el componente estratégico gana mucha importancia en las peleas. La enorme variedad de quirks hace que cada enfrentamiento sea completamente distinto y da mucho juego para que los personajes tengan diferentes estilos de lucha. No es simplemente fuerza, sino que tenemos muchos tipos de poderes: emitir explosiones, quitar la gravedad a las cosas, eliminar temporalmente los quirks de los oponentes, endurecer el cuerpo, e incluso producir cinta adhesiva. La estrategia no solo reside en llegar a dominar tu particularidad sino, además, saber utilizarla correctamente contra ese adversario en concreto y sin que su punto débil quede expuesto.

Imagen relacionada
Algunos de los personajes más importantes de la serie en poses de repartir candela. (De arriba a abajo y de izquierda a derecha: Bakugo, Uraraka, Midoriya, Todoroki e Iida)

Y es que ese es otro de los grandes aciertos en el planteamiento de esta serie: los puntos débiles. Aunque no es algo que se mencione directamente, cualquier persona mínimamente observadora descubrirá que en BNHA, tanto alumnos como héroes profesionales tienen debilidades relacionados con sus particularidades. Esta capa extra de profundidad añade emoción a los combates y, como ya he dicho antes, obliga a los personajes a actuar con cautela, a no lanzarse a repartir mamporros a discreción.

Así, por ejemplo:

  • Aizawa puede eliminar el quirk de alguien mientras le mira fijamente, pero si parpadea el efecto desaparece.
  • Iida puede correr muy rápido, pero si se excede sus piernas quedan inservibles durante algún tiempo.
  • Jiro puede detectar vibraciones y sonidos muy leves, pero le afectan enormemente los ruidos altos.
  • Yaoyorozu puede crear objetos a partir de los lípidos de su cuerpo. Por tanto, es un poder limitado.

Y, sobre todos, el personaje con el mayor hándicap o punto débil es Deku, el protagonista. Su particularidad es el One For All, que le proporciona una grandísima fuerza, tan grande que su cuerpo no puede soportarla. Si utiliza el 100% de su poder, su cuerpo se destroza hasta el punto de hacerse lesiones irreversibles. Por tanto, tiene que ingeniárselas para luchar sin autodestruirse. Al principio, Deku intenta luchar sin usar su fuerza y se dedica a observar a sus enemigos, ver cómo funcionan sus poderes y encontrar un agujero por el que atacar. Esto, por desgracia, no le dura mucho tiempo. La solución que encuentra es concentrar su fuerza en partes muy específicas de su cuerpo al atacar (así, por ejemplo, puede golpear usando solo un dedo y romperse este en vez de todo el brazo). Pero esto no es suficiente. Deku debe aprender a utilizar su fuerza sin hacerse daño si quiere llegar a ser un gran héroe, cosa que le hace evolucionar.

5a89634d50567c71810c472c5848d87b85c18a34_hq.png
Un ejemplo de cómo Deku suele asestar sus ataques con el dedo, los “Smash”.

Precisamente este es otro factor importante de la serie. Cómo a través de las peleas, los personajes evolucionan tanto en la manera de utilizar sus particularidades como personalmente. El caso de Deku no es el único, puesto que la mayoría de enfrentamientos importantes marcarán un punto de no retorno en alguno de los personajes (no voy a dar ejemplos porque no quiero quitaros el placer de descubrirlo vosotros mismos). Con este movimiento, se consigue hacernos empatizar mucho más con los personajes, porque vemos sus conflictos internos reflejados en verdaderos conflictos. Una vez consiguen resolver ambas situaciones, el sentimiento de victoria se hace aún más contundente.

Por tanto, en este sentido podemos decir que Boku No Hero sacrifica parte del coreografiado y de la espectacularidad visual para poder centrarse en el desarrollo de personajes la mayoría de veces. Esto no quiere decir, sin embargo, que los valores de producción sean bajos ni mucho menos. La animación de la serie es excelente y ayuda mucho a transmitir la epicidad de las batallas o la intensidad de algunos momentos. Y sin duda, el capitán al mando del barco de las emociones que transmite esta serie es la banda sonora. Es una OST que siempre encaja perfectamente con la acción en pantalla. Va entrando muchas veces de forma tímida y va subiendo sin que te des cuenta hasta que llega el clímax y de repente tienes la piel de gallina y las lágrimas a punto de estallar.

Finalmente, el último factor que hace que me gusten tanto las peleas de Boku no Hero es, de hecho, una ausencia. Se trata de un clásico en los shonen pero que bajo mi punto de vista estropea el transcurso de las peleas y disminuye muchísimo su valor. Estoy hablando de las transformaciones.

(Antes de seguir, quiero dejar claro que me refiero a las transformaciones en las que un personaje puede transformarse a voluntad propia siempre que quiere y sin ninguna contraparte negativa a corto o largo plazo. Cualquier transformación que no encaje con esta descripción, no me estoy refiriendo a ella)

831583.png
Un arte increíblemente bonito de la serie, en el que los personajes más populares entre la audiencia posan vestidos como héroes medievales.

Uno de los primeros animes en introducir esta idea de transformarse para aumentar de poder fue Dragon Ball Z. Si bien hubo muchas cosas que esta serie hizo bien y con las que prácticamente marcó las bases del shonen, esta no fue un acierto. Hasta antes de introducir este factor, las peleas tenían un cierto componente estratégico (algunas más, otras menos, pero siempre estaba ahí). ¿Cómo vas a utilitzar tu fuerza para derrotar a un enemigo claramente superior? Jugar con el escenario, inventar nuevas técnicas, engañar al rival… Sin llegar a ser una lucha psicológica, pero es innegable que había algo.

Al introducir las transformaciones que no suponen ningún hándicap a corto o largo plazo en quien las hace, sin embargo, la escala de poder se destruye completamente. Es necesario establecer una relación riesgo-recompensa para mantener la tensión. De este modo, las luchas se acaban convirtiendo en una competición de transformaciones. Si tú te transformas dos veces, pues yo lo hago tres y como soy más fuerte que tú, te reviento. Además, también surge el problema de que esto deja a muchos personajes atrás, puesto que normalmente solo unos pocos elegidos tienen la capacidad de transformarse (si todos pudiesen hacerlo, perdería el sentido) y, por tanto, deja a muchísimos rezagados. Como esta pelea ya no tiene un factor estratégico, por muy inteligente que seas no tienes cabida. Solo buscamos fuerza bruta.

Boku no Hero no sufre este problema porque, como he dicho, no utiliza transformaciones en ese sentido. Sí es cierto que los personajes mejoran y evolucionan a lo largo de la serie, pero muchas veces se trata de eso, de una evolución, no una transformación instantánea. En el caso de que alguien pueda aumentar momentáneamente y de golpe su particularidad, esto normalmente repercute negativamente en el cuerpo del sujeto. De este modo, la escala de poderes se conserva aunque los personajes puedan desplazarse por ella y se mantiene el factor de estrategia en las peleas, cerrando así el círculo.

Os recomiendo muchísimo esta serie. A todos. Aunque no os guste el anime dadle una oportunidad, de verdad. Porque no es una serie de peleas más. La profundidad esta ahí, y estoy seguro de que os acabaréis encariñando de algún personaje. Además, como ya he dicho antes, creo que lo más importante en Boku no Hero Academia es que no siempre gana el más fuerte, si no el más espabilado. Esa es la moraleja de la serie, que no hace falta tener superfuerza para poder ayudar a la gente. Lo que te convierte en un héroe no son tus poderes, sino tu anhelo de hacer el bien. Está claro que ninguno de nosotros puede volar ni lanzar rayos láser por los ojos, pero tampoco lo necesitamos. Sí podemos intentar animar a alguien que está pasando una mala época o defender a los que más necesitan ser defendidos. Sí podemos ser comprensivos, tolerantes y respetuosos. Sí podemos ayudar sin esperar nada a cambio. Sí podemos ser héroes.

original.gif

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s